miércoles, 20 de diciembre de 2017

Del PEI a Baufest, la inserción al ámbito laboral

En esta nota queremos compartir nuestra experiencia en el Programa de Entrenamiento Intensivo (PEI), la capacitación brindada por Baufest a estudiantes de sistemas en donde quienes te enseñan y forman, son los mismos profesionales de la empresa.

Todo comenzó cuando vimos un aviso en Internet convocando jóvenes para capacitarse en desarrollo .NET. Nos pareció una gran oportunidad y no dudamos en mandar nuestro CV.

Luego de ser preseleccionados, llegó el día de la entrevista, ¡y estábamos muy nerviosos! Cuando llegamos nos encontramos con otros postulantes, algunos de los cuales, tiempo después, iban a convertirse en nuestros compañeros. Finalizada la misma, esperamos con ansias la llamada, que unos días después recibimos, avisándonos que habíamos sido seleccionados.

Emocionados, el primer día del curso nos encontramos con todos nuestros nuevos compañeros, ¡y desde ese momento nos llevamos bien! Con el pasar de los días las amistades empezaron a crecer, convirtiéndonos en un grupo de amigos, lo que nos hacía despertarnos cada día con muchas ganas de venir a la empresa a seguir capacitándonos.

A lo largo del proceso de aprendizaje, no solo incorporamos nuevos conocimientos, sino que obtuvimos amigos.

Hubo momentos difíciles donde creíamos que no lo íbamos a lograr, pero con perseverancia, la ayuda de nuestros compañeros y profesores, alcanzamos la meta: llegar al último día y rendir el examen final.

Todos hicimos nuestro mejor esfuerzo y con un poco de tristeza dimos fin al curso.
Nuevamente comenzó la espera, esta vez, para saber si trabajaríamos en Baufest.  Ahora no estábamos solos, la amistad, que hasta hoy nos une, nos hizo compañía hasta conocer la decisión.

En los días que siguieron comenzaron a llamarnos, y emocionados ¡festejamos! No solo habíamos adquirido conocimientos y amistades, sino también un trabajo en el que queríamos estar.

Nuestro primer día laboral no fue aterrador, como suelen ser, ya que conocíamos el lugar y a las personas. Al momento de ingresar, nos ubicamos en nuestros nuevos puestos de trabajo, y nos presentaron a los que serían nuestros compañeros de proyecto, con los cuales transcurriríamos el día a día. Enseguida nos adaptamos al buen clima laboral y todo se volvió más fácil de lo que creíamos.

Fue un arduo camino, pero mirando atrás, ninguno se arrepiente de haber aprovechado esta gran oportunidad y hoy, podemos decir que estamos felices trabajando de lo que realmente nos gusta.

Autores:
Rocío Farcy
Lucas Giani